Tren de carretera de 175 toneladas a través del interior de Australia

En el interior de Australia, una abuela de 52 años de edad, se sienta al volante de un tren de carretera calificado Volvo FH 16 de trasmisión triple de 175 toneladas. Tiene cuatro remolques detrás de ella y un largo día de calor en la carretera por recorrer. La hija y viuda de camioneros, Maxine Taylor no cambiaría esto por nada del mundo.

Vea lo que es conducir un tren de carretera de 175 toneladas a través del interior de Australia en este episodio del Mundo del conductor.

Maxine Taylor, conductora de camiones.

Maxine Taylor: abuela y conductora de camiones, está siguiendo los pasos de su padre y esposo.

Detrás del camión de Maxine Taylor se forma una nube de polvo rojo. Recorriendo la carretera a 90 kilómetros por hora, el horizonte se extiende delante de ella, brillando en el calor sofocante de Australia. Este es el interior.

Afuera hay 48 grados centígrados, pero podría ser mucho peor. Las temperaturas en el interior con frecuencia alcanzan los 50 grados.

“Hay que beber mucha agua o de lo contrario uno se deshidrata muy rápido aquí”, explica. “El calor realmente es sofocante. No podríamos sobrevivir sin aire acondicionado”

La abuela de 52 años está a cientos de kilómetros de cualquier lugar. Allá afuera es muy solitario. No hay señales de vida excepto algunos camellos, dingos o vacas que cruzan la carretera, o algún camión de otra empresa que viene en sentido contrario. 

Hay que beber mucha agua o de lo contrario uno se deshidrata muy rápido aquí.

Maxine Taylor

conductor de camiones

Sube el volumen de la música y canta junto a la leyenda de la música de rock australiana, Jimmy Barnes. Esto sube la adrenalina, señala. Tal vez también la hace dejar de pensar en el hombre que debería estar allí junto a ella, conduciendo camiones por el polvoriento interior.

“Mi marido me enseñó a conducir trenes de carretera después de caer enfermo”, señala. “Así pudimos trabajar juntos durante sus últimos años y para que yo pudiera mantenerme económicamente”.

Durante tres años, la pareja trabajó para la misma empresa, en el mismo equipo y vivían juntos en el campamento, se veían todas las noches, antes de que el marido de Maxine falleciera hace dos años.

“Es algo que nunca desaparece de la mente. Pienso en él todos los días y creo que todavía conduzco para él, a pesar de que ya no está aquí con nosotros”.

Maxine está conduciendo entre Woodie Woodie en la remota región de Pilbara del oeste de Australia y la ciudad costera de Port Hedland. Es un viaje de 800 kilómetros de ida y vuelta, que hará todos los días (con un día de descanso después de seis viajes) durante ocho semanas antes de tener dos semanas de descanso para dirigirse a su hogar a Brisbane que está a 5.000 km en la costa este de Australia. En el viaje de entrada sus cuatro enormes remolques están vacíos. En el camino al puerto los cargan con manganeso, una roca metálica negra que se parece un poco al carbón y se utiliza como una aleación para fabricar acero inoxidable.

 

Conducir al atardecer en el desierto.

Por lo general, un viaje de ida y vuelta dura alrededor de 12 a 13 horas, pero puede durar hasta 17 horas si se revienta un neumático, si hay una avería o si las condiciones de la carretera no son óptimas.

Maxine revisa su camión.

A Maxine le encanta la camaradería y el sentido de comunidad entre todos los demás conductores de camiones de la región.

Estos días son largos. Por lo general, un viaje de ida y vuelta dura alrededor de 12 a 13 horas, pero puede durar hasta 17 horas si se revienta un neumático, si hay una avería o si las condiciones de la carretera no son óptimas. Cuando llega la temporada de lluvias, uno puede quedarse pegado aquí por días esperando que se sequen los caminos inundados.

La mina funciona con turnos rotativos, así que tan pronto como Maxine llega de vuelta a la base y descarga el camión, otro conductor toma su puesto y repite todo el recorrido. Cuando él llega de vuelta en 12 o 13 horas, ella volverá de nuevo a su asiento del conductor, pulsará el botón Reproducir de su álbum favorito de Jimmy Barnes y hará el viaje de nuevo.

Aquí no trabajan demasiadas mujeres y Maxine admite que solo ha visto a una mujer conduciendo trenes de carretera. Cuando le preguntan acerca de su profesión, muchas personas simplemente no creen que en realidad conduce trenes de carretera, especialmente las personas que conoce por primera vez. “Se limitan a decir ‘vaya, no lo pareces’, comenta.

Sin embargo, Maxine siempre quiso ser conductora de camiones. Su padre era conductor de camiones, al igual que su marido, y a ella le gusta la conducción porque la siente como algo muy natural. Y a pesar de que es una mujer en un entorno de trabajo masculino, sabe que los hombres la respetan y ella también los respeta. 

Los muchachos son fantásticos. Siempre me están llamando a la radio y dicen ‘Max, ¿estás bien?’ Todos lo hacemos. No es porque yo sea mujer. Nos cuidamos mutuamente. Pasamos mucho tiempo aquí, así que somos una familia.

Maxine Taylor

conductor de camiones

Siluetas de dingos.

La remota región de Pilbara del oeste de Australia se encuentra a unos 5.000 km de la casa de Maxine en Brisbane, en la costa este.

“Los muchachos son fantásticos”, señala. “Si te detienes o tienes una avería se acercan y dicen ‘¿tienes suficiente agua, tienes suficiente comida?’ O se detienen y tratan de ayudarte. Nos llevamos estupendamente y siempre me están llamando a la radio y dicen ‘Max, ¿estás bien?’ Todos lo hacemos. No es porque yo sea mujer. Nos cuidamos mutuamente. Pasamos mucho tiempo aquí, así que somos una familia”.

Maxine y sus colegas frecuentemente hacen parrilladas con un par de copas y un montón de conversación, risas y chistes para mantener la moral alta.

“Nos entendemos entre nosotros, todo el mundo es muy amable y todo el mundo comparte. Hay que hacerlo así en este tipo de entorno, ya que pasamos más tiempo con los colegas que con nuestras familias”.

Su propia familia está repartida por todo Australia. Tiene una casa familiar en Brisbane, donde vive uno de sus tres hijos mayores de edad. Pero sus otros dos hijos viven más al sur en Nueva Gales del Sur. Tiene dos nietas y, dice con evidente placer, un nieto “en camino”.

“A veces me pierdo en mis pensamientos”, señala. “La mente vaga un poco. No veo a mi familia muy a menudo. En realidad, no me molesta. Siempre es bueno cuando nos ponemos al día. Solo creo que me acostumbré”.

La decisión de mantener su casa en Brisbane (y, con ella, una hipoteca) es una de las razones clave por las que sigue manejando camiones. Sin embargo, a pesar de que ella ha vivido allí durante 25 años, en estos días se refiere como “casa” al campamento de la mina en Port Hedland.

“Después de ocho semanas tengo ganas de ir a casa a Brisbane, pero cuando estoy en casa, como no hay nadie allí, me dan ganas de volver. El entorno en el que vivimos, el entorno del campamento, es genial”.

Aquí fuera, los conductores no solo se unen entre sí. También se unen a sus grandes camiones Volvo. Para soportar los pesos que transporta la empresa, los camiones deben someterse a mantenimiento al menos una vez a la semana, y los conductores deben cargarlos con combustible y hacer revisiones previas al viaje todos los días con el fin de mantenerlos en movimiento todos los días, las 24 horas.

Mirando la carretera del desierto.

Allá afuera es muy solitario. No hay señales de vida excepto algunos camellos, dingos o vacas que cruzan la carretera. Y los días son largos.

 

“Son muy cómodos para viajar, todo es suave y los cuidamos como si fueran nuestros propios camiones. Siempre usamos el mismo camión así que lo mantenemos limpio y lo cuidamos. Si ellos (la empresa) suben al alguien y es persona no lo cuida, me siento muy molesta”, Maxine señala y agrega: “Mi padre en realidad tenía un Volvo. Da la casualidad que estoy conduciendo un Volvo también, así que lo siento muy cercano a mi corazón”.

Por mucho que ame su camión y el estilo de vida que viene con él, Maxine también está considerando una vida después de transportar manganeso a través del desierto.

“Creo que probablemente me gustaría hacerlo durante los próximos cinco años y luego jubilarme tal vez”, señala. “No sé lo que voy hacer en realidad. Probablemente ir a pasar más tiempo con mi familia en Nueva Gales del Sur”.

Pero por el momento, dice que va a disfrutar de cada minuto de sus días en la carretera, subiendo el volumen del equipo de música y riéndose con “los muchachos“ en la radio de dos vías.

“Lo disfruto mucho”, señala. “Espero que mi marido esté muy orgulloso de mí por lo que estoy haciendo. Creo que lo está”.

El camión

Camión: tren de carretera “cuádruple“.
Modelo: Volvo FH16.
Motor: 700 hp, torsión 3.150 Nm con I-Shift.
Tractor: 10 X 6 (triple transmisión doble).
Remolque: 4 remolques: 2 remolques “A”, 2 locomotoras pequeñas y un bitrén (combinación de 7 piezas en total).
Peso: 175 toneladas (peso bruto combinado).
Carga útil: supera las 113 toneladas.
Largo: 53,5 metros.
Ruedas: 84.
Combustible: capacidad de hasta 1840 litros. (Prácticamente no hay ningún lugar para abastecerse de combustible entre las diversas minas y Port Hedland y los viajes que exceden los 800 km son comunes).
Características: personalizado para condiciones de calor y extremas.

  • Bolsas de hielo para proteger al conductor en caso de imprevisto.
  • Barras de protección para proteger la plataforma de impactos de la fauna silvestre.
  • Características especiales de refrigeración para administrar los elementos de alto riesgo como las baterías y los diferenciales.

Contenido relacionado

Experimentado conductor de camiones puesto a prueba por los caminos montañosos canadienses

El conductor de camiones Rod Stanley ha estado transportando cargas pesadas durante 18 años. A pesar de su experiencia, el oeste de Canadá con sus sinuosos caminos montañosos y las horas de conducción restringidas lo ponen a prueba. ...

Mantenerse vivo en uno de los caminos más peligrosos del mundo

La prudencia, la habilidad y la experiencia son los factores que le han permitido a Juan Manuel Manrique sobrevivir durante 45 años en uno de los caminos más peligrosos del mundo. Se trata del Paso de los Caracoles, en Chile....

Extracción de sal en la gran blancura infinita de Bolivia

La luz es implacable y el aire es escaso. En el salar más grande del mundo, tanto hombres como máquinas deben poner a prueba sus capacidades. Aquí es donde el camionero Dario Machaca Colque ha trabajado durante más de 30 años....

Filtrar artículos

5 true 5